Limpieza de chimeneas, ¡La manera fácil de hacerlo!
18 May

Limpieza de chimeneas, ¡La manera fácil de hacerlo!

Durante el largo invierno, encendemos la chimenea a diario para calentar nuestros hogares, día a día la retiramos la ceniza y la limpiamos, deberemos limpiarla todos los días, asi evitaremos que se produzcan incendios en la chimenea y evitaremos que se acumule suciedad innecesaria. No solo debemos de mantener limpia la estufa, sino que deberemos de hacer limpiezas profundas en las chimeneas, bien por cuenta de un profesional o si queremos ahorrar dinero, podemos hacer nosotros mismos esa limpieza fácilmente. A continuación os daremos algunos trucos para mantener siempre, tanto la estufa como la chimenea limpia  y sin ningún tipo de peligro.

El mejor truco para saber si los tubos de las chimeneas  o la propia están sucios y necesitan ser limpiados, es fijándonos en el hollín, por norma general, debería de haber, como mucho 3 milímetros, por ello aconsejamos una vez a la semana revisar la estufa, si hay acumulación de hollín, tenemos que proceder a limpiarla. Dependiendo del uso que demos a la chimenea y del tipo de madera que consumamos, limpiaremos la estufa más frecuentemente o no, normalmente se aconseja una vez al año, pero no está de más, revisarla la chimenea de vez en cuando.

Al quemar la leña, se produce el hollín y creosota, muchos nos sabréis lo que es, os podemos decir que se produce por la quema de leña, estas partículas que se producen, suben por los tubos de evacuación de chumeas, cuando estas partículas se enfrían, se colocan sobre las paredes de los tubos o chimeneas, obstruyéndolo y empeorando su combustión y pudiendo terminar prendido, por ello deberemos de tener la chimenea lo más limpia posible. Para que no se ensucien mucho la chimenea, aconsejamos que se encienda la chimenea con los productos aconsejados para que generen menos alquitranes.

Antes de proceder a limpiar la chimenea, deberemos de dejar la estufa limpia de los restos de la quema del día anterior, quitaremos las ascuas que puedan quedar, barreremos o aspiraremos la ceniza y limpiaremos el cristal de la misma.

Hay dos maneras de proceder a limpiar las chimeneas, bien con productos específicos, los “anti hollín”, su funcionamiento es muy sencillo, ya que basta con echarlos sobre las llamas y en cuestión de minutos, el hollín ira desapareciendo en las paredes. O limpiando la chimenea a fondo, provistos de cepillos de alambre rígido y de chimenea (deshollinador llamado erizo), deberemos de colocar periódicos alrededor de la chimenea, taparla con plástico,  para no ensuciar mucho, introduciremos el cepillo por el interior de la chimenea limpiando bien todas las paredes, aconsejamos echar agua tibia mezclado con tres vasos de vinagre en las paredes, frotándolas bien para que desaparezca mejor la suciedad de las paredes. Para limpiar la parte superior de la chimenea, tenemos que hacerlo desde el tejado, lo haremos de igual manera que antes, con los cepillos llamado erizo y frotando las paredes.

Una vez tengamos la chimenea limpia, procederemos a quemar la leña y con el calor producido, terminar por caer toda la suciedad de la misma.

En www.ferreteriasindustriales.es puedes encontrar utensilios y productos para un perfecta limpieza de su chinea. No lo pienses más, entra y échale un vistazo.